SUBIR

¿Puede tu apariencia decirle a tu cerebro que piense con confianza? – 10 maneras de aumentar tu confianza

¿Puede tu apariencia decirle a tu cerebro que piense con confianza? – 10 maneras de aumentar tu confianza

Te miran como si no existieras, como si se avergonzaran o se rieran de ti, como las águilas miran a una rata. ¿Has notado ese sentimiento alguna vez?

Yo sí, solía sentir eso. Solía ​​ser un pardillo que iba mal vestido a todas partes, descuidaba mucho mí apariencia.

Una vez que has visto esas miradas en los ojos de las personas, es difícil quitarse de encima esa sensación desagradable. No importa cuántas veces decidas confiar, todavía te sientes como un perdedor, y eso se nota.

No es tu culpa. Tu cerebro no puede evitar sacar conclusiones precipitadas. Pero puede convertir eso en ventaja: ¡hazlo cambiar a la conclusión de que eres un ganador!

La ciencia de la cognición implícita nos dice que la ropa afecta la forma en que nos vemos a nosotros mismos. En un experimento, los estudiantes obtuvieron una puntuación más alta en un examen cuando les dieron una bata blanca para usarla durante la prueba.

Sus cerebros básicamente dijeron: “Llevo el atuendo de un médico. Los doctores son inteligentes. ¡Debo ser inteligente!”, Ese poder quedó demostrado en el experimento.

Y no es solo la ropa, cada aspecto de cómo nos presentamos, desde el lenguaje corporal hasta el olfato, tiene un efecto poderoso sobre nuestra confianza y rendimiento. Aquí os presentamos 10 maneras fáciles de hacer aumente tú confianza.

  1. Luce un buen corte de pelo

Siempre, el cabello afecta tu autoestima, incluso más que la ropa. Es, literalmente, una parte de ti, y el estilo de tu cabello puede cambiar completamente el aspecto de tu rostro.

Una investigación de Yale muestra que los “días malos para el cabello” (los días en los que no estás cómodo con tu pelo) afectan drásticamente a la autoestima y a la inseguridad social, nos hacen ver que tenemos más defectos de carácter y hacen que los hombres, incluso más que las mujeres, se sientan menos inteligentes y menos competentes.

  1. Métete la camisa dentro del pantalón

¿Alguna vez has visto a un soldado en algún desfile llevar la camiseta por fuera? ¿Alguna vez han visto soldados rompiendo la formación para meter sus camisas?

No, una camisa que no está dentro del pantalón, como debe ser, es poco profesional, incómoda y molesta. Los militares no toleran eso, y tú tampoco deberías. Evita que se te salga la camisa por detrás llevando la talla adecuada para ti. En el punto de abajo te damos la solución para este problema y matarás dos pájaros de un tiro.

  1. Tira de tus calcetines

Los calcetines descuidados son para los niños pequeños, no para hombres. Caminar con ropa desordenada le dice a tu cerebro que no es un hombre que lucha por grandes ideales o para lograr la excelencia. “Levántate los calcetines” significa “sé mejor y hazlo mejor” por una razón.

Una buena manera de evitar los calcetines caídos es usando “shirt stays” o “tirantes de camisa”, que mantengan tanto la camisa como los calcetines en su lugar. Tienen ese aire caballeroso de la vieja escuela que te conecta inconscientemente con esa época de altos ideales y conducta noble. Una vez te acostumbras, no podrás llevar traje sin ellos.

 

  1. Lustra tus zapatos

Otra cosa que aprendes en la mili es cuidar de tus zapatos. El tiempo y el esfuerzo dedicado a pulir tus botas es un sello distintivo de la disciplina militar. Mirar hacia abajo y ver ese brillo perfecto como si de un espejo se tratase te recuerda que vives bajo los más altos estándares.

En la vida civil, la diferencia entre los zapatos pulidos y los desgastados puede hacer o deshacer tu atuendo. Hazte con un kit para pulir zapatos y deja los zapatos brillantes, dignos de ti.

  1. Afeitate como un hombre o cuida de tu barba

La forma en la que se afeitaba tu abuelo sigue siendo la mejor manera de hacerlo. El afeitado en húmedo con una maquinilla de afeitar de metal te proporciona un afeitado más homogéneo, es mejor para tu piel y te ahorra alrededor de 150€ al año en cartuchos o recambios.

¿Pero cuál es el mayor beneficio del afeitado en húmedo? En mi opinión, es cómo te hace sentir. Esa habilidad masculina clásica convierte el afeitado en un ritual placentero que te deja sintiéndote poderoso, elegante, masculino y no en una tarea tediosa o algo que hay que hacerlo de manera apresurada como nos han estado inculcando.

Lo mismo pasa si usas barba, mantenla a raya con los productos para tal efecto. No dejes esos pelos que vuelan en solitario, dando la impresión de dejadez, que no te importa tu imagen. La barba de vagabundo, desaliñada, no mola nada. Recórtala para mantenerla prolija.

  1. No descuides tu aroma

En un estudio, a algunos desafortunados caballeros, se les administró un desodorante placebo que los dejó apestando. Después de unos días, los hombres no solo se calificaron a sí mismos como menos seguros y menos atractivos: las mujeres que los valoraron, viéndolos por vídeo, los calificaron como menos atractivos. Incluso cuando las mujeres no podían olerles, ¡podían ver la inseguridad en ellos!

Pero oler bien va más allá de mantener las axilas frescas. Un buen gel de ducha o una buena colonia puede aumentar aún más tu confianza y aumentar tu atractivo, y como un afeitado húmedo, el ritual de ponerte after shave antes de enfrentarte al mundo se convierte en una forma sutil de levar armadura que te hace sentir lo mejor posible.

  1. Uñas impecables siempre

Miras tus manos todo el tiempo. Si ves uñas sucias y masticadas, ¿qué te dice eso de ti?

Cuidar tus uñas no es solo para mujeres. Las uñas de un caballero deben estar prolijamente cortadas, limpiadas y pulidas. Morderlos frente a las personas tampoco es una buena mirada. 🙂 Tener uñas bien cuidadas que se vean bien puede ayudarlo a motivarlo a dejar el hábito.

Haga clic aquí para obtener información sobre las herramientas esenciales para el cuidado de las uñas de los hombres. Una buena ventaja es que puedes encontrar muchas de estas herramientas en una navaja de bolsillo. Si piensas que hacer tus uñas no puede hacerte sentir varonil, nunca has intentado hacerlo con una navaja suiza.

  1. Llevar un pañuelo

Mejor aún, lleva dos, uno para usar y otro para prestar. Así estarás preparado para cuidar a los demás tanto práctica como emocionalmente. Los pañuelos blancos con monograma simples son clásicamente los mejores. Tampoco deseches la idea de llevar un paquete de kleenex siempre contigo por lo que pueda surgir. Las mujeres verán que siempre estás preparado.

  1. Usa reloj

Una investigación muestra que usar un reloj realmente mejora tu puntualidad y conciencia. Al igual que unos zapatos limpios y brillantes, actúa como un recordatorio de los estándares que estableces para ti y te mantiene consciente de tu valioso tiempo.

Un reloj de buen aspecto te hace sentir poderoso y masculino. El reloj es la joya del hombre, un hombre no puede lucir más cosas, pendientes, colgantes, por eso es tan importante para nosotros el reloj. Puede ser un símbolo de estado o un punto de conversación. También se deshace de cualquier incomodidad cuando la gente te pregunta la hora. ¿Quieres buscar a tientas tu teléfono en el bolsillo cuando una mujer hermosa te pide la hora o prefieres mirar un reloj elegante?

  1. Tener una buena postura

Todos sabemos que el lenguaje corporal afecta la percepción que las personas tienen de ti. ¿Pero sabías que también afecta la percepción de ti mismo? Un estudio de Harvard descubrió que a las personas les fue mejor en una entrevista de trabajo simulada cuando usaban una postura de alta potencia (piernas separadas, manos en las caderas) mientras se preparaban, cuando el entrevistador ni siquiera podía verlas. Sus cerebros dijeron: “Me paro como Superman, debo ser poderoso” y actuaron en consecuencia.

Aquellos que se acurrucaban en una postura jorobada o de baja potencia, con los brazos y las piernas cruzados, se sintieron menos seguros y les fue peor.

Estar de pie con la columna recta y la cabeza bien alta te hace sentir como un hombre de disciplina e integridad que no dudará en la vida. Es otra cosa que enseñan en el ejército por una buena razón. Una buena postura también mejora la concentración, reduce la tensión muscular, minimiza la barriga de cervecero y te hace ver más alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.*

Envíos gratis 24hs España Península por compras superiores a 40€, resto por sólo 3,50€.
¡Compra fácil y segura desde cualquier dispositivo!
+
X