SUBIR

Acné o eccema: ¿cómo podemos diferenciarlos?

Acné o eccema: ¿cómo podemos diferenciarlos?

Acné o eccema. La piel inflamada y roja es fácil de detectar. Lo que puede ser difícil de descubrir es la causa del problema. Puede ser acné, pero también podría ser eccema. Aquí en John’s Care Store intentaremos enseñaros cómo saber qué condición de piel presentáis para que podáis mantenerla controlada.

¿Cómo? ¿es que son iguales?

Ambos son problemas comunes de la piel y pueden aparecer a cualquier edad. Cada uno puede encenderse, desaparecer con el tiempo, así como volver. Y estos problemas de la piel pueden ser estresantes y también vergonzosos, pero el acné y el eccema son diferentes en muchos sentidos. Veamos sus diferencias.

Eccema (o eczema)

Eccema y acné díptico-Eccema, o lo que a veces se llama dermatitis atópica, es una enfermedad autoinmune. Eso significa que es causada por un problema con el sistema inmune de cada uno. Los médicos no saben por qué sucede, pero básicamente es que tu piel no produce tantas grasas y aceites como debería y le resulta difícil retener la humedad.

Es más probable que lo tengas si está presente en tu familia o si tu o algún miembro de tu familia tiene alergias, fiebre del heno o asma.

El eccema puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Los bebés y los niños son más propensos a tenerlo en la cara. Puede verse diferente en cada persona. Cuando aparecen, a algunos se les pondrá la piel áspera y correosa, mientras que a otros le aparecerán parches de color rojo o marrón grisáceo y puede que con pequeñas protuberancias elevadas en partes del cuerpo. Hinchazón, supuración y formación de costras son otros signos. Pero el síntoma más común del eczema es la picazón en la piel.

Acné

El acné afecta las glándulas sebáceas debajo de la piel. Cuando los túneles que conectan esas glándulas con los poros se obstruyen, la espinilla o acné crece. A veces, estos bultos tienen pus y duelen. Los brotes de acné ocurren más a menudo en la cara, cuello, espalda y hombros.

Es más probable que tengas acné si:

Tus padres tenían acné

Tomas ciertos medicamentos, incluidos esteroides (medicamentos poderosos que ayudan con la inflamación)

Usas maquillaje grasoso

Estás bajo estrés

Tus hormonas cambian (pubertad, embarazo, menopausia, etc.)

Diagnóstico

No necesitarás una prueba de laboratorio para saber si tienes acné o eczema. Un dermatólogo podrá saber diagnosticarlo al mirar tu piel y preguntar sobre tu historial familiar.

Tratamiento 

Cómo se trata depende de qué problema tengas:

Acné: tu médico intentará eliminar el acné y también evitará que se formen otros granos. Cuanto más rápido comiences el tratamiento, es menos probable que tengas cicatrices.

Distintos medicamentos pueden ayudar a eliminar el acné. Podrán recetarte cremas, pero si el problema es más grave, es posible que necesites medicamentos más fuertes. Esto podría incluir algún antibiótico durante varios meses, altas dosis de vitamina A (isotretinoína), terapia de luz (exposiciones a luces especiales), o peelings químicos para eliminar las espinillas.

Eccema: no hay cura para el eccema, pero tu médico intentará aliviar el dolor y picazón, así como evitar también que la piel empeore.

Muchas cremas recetadas pueden ayudar con sus síntomas. Algunas tienen esteroides, mientras que otros medicamentos alivian la inflamación. Si la comezón es severa, tu médico puede darte un antihistamínico (generalmente se usa para tratar alergias).

La terapia de “envoltura húmeda” también puede calmar tu piel. Se colocan vendajes húmedos sobre la piel para mantenerla húmeda y a que penetre mejor la crema. Al igual que con el acné, la terapia de luz también puede ser beneficiosa para la piel.

Cuidados a poner en práctica en el hogar

Cuidar bien tu piel puede ayudarte a controlar tanto el eccema como el acné. Realizando estos consejos puedes conseguir buenos resultados:

Sé constante. Usa siempre un jabón suave para lavar tu piel al menos dos veces al día y después de practicar deporte o ir al gimnasio siempre. Suavemente, sin frotar bruscamente y tampoco usar limpiadores muy agresivos que puedan empeorar el problema. La gama de Malin+Goetz es excelente para la gente con problemas en la piel. Sus fórmulas naturales garantizan un buen resultado con una muy buena limpieza.

Intenta no tocar el área. Si tienes eccema con comezón, trata de no rascarte, ya que puedes romper tu piel y causar infecciones. Si tienes granos, no los toques ni los revientes.

Mantente seguro bajo el sol. Algunos medicamentos para el eccema y el acné hacen que tu piel se queme más rápido. Trata de mantenerte alejado del sol entre las 12 a.m. y las 4 p.m. cuando los rayos UV del sol son más intensos.

Si tienes eccema, usa cremas con SPF o factor de protección solar. A las personas con acné les va mejor las cremas sin aceite o “no comedogénica”, lo que significa que no bloqueará los poros.

Relájate. El estrés y la ansiedad pueden hacer que aparezcan brotes tanto de acné como de eccema. Practica la meditación, toma clases de yoga o tai chi, o busca otras formas de calmarte. Practicando algún deporte es buena opción.

No te acomplejes. Si la condición de tu piel te hace sentir cohibido, es posible que desees usar maquillaje para cubrirlo. Pero necesitarás usar los productos correctos. Un poco de maquillaje puede ayudar a absorber el aceite, otros cubren el enrojecimiento y suavizan la piel. Pregúntale a tu dermatólogo qué es lo mejor para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.*

Envíos gratis 24hs España Península por compras superiores a 40€, resto por sólo 2,99€.
¡Compras seguras en cualquier dispositivo!
+
X