SUBIR

10 consejos para el cuidado de la piel con clima frío

10 consejos para el cuidado de la piel con clima frío

Todos tenemos que pasar por el invierno, sintiendo que la piel de la nariz se está descascarillando al igual que la frente y el entrecejo, los labios se quedan agrietados y duros como una roca o sangran, las mejillas se “encienden” como un árbol de Navidad.

Todo el paquete en esta estación, ¿no? Y ya ni hablar de las gripes o de rascar el hielo del parabrisas del coche.

La buena noticia es que, para la mayoría de nosotros, lo primero es evitable. Solo tienes que saber qué necesita tu piel en esta época del año.

  • Mantén la piel cubierta

La sequedad de la piel en invierno tiene dos fuentes principales: frío y sequedad. Si minimizas la exposición al aire frío y a los vientos invernales, puedes evitar que eliminen los aceites naturales de tu piel.

Utiliza siempre guantes y cubre tu boca y nariz con una bufanda o braga, o con el cuello de la chaqueta, especialmente si hace viento. Cuanto menos contacto directo el aire frío con la piel (especialmente los labios), mejor.

  • Hidratar la piel

Es de común conocimiento que la hidratación debe ser parte de la rutina de aseo para evitar la aspereza y el envejecimiento de la piel, pero en el invierno es el momento de intensificar esta acción. Busca un producto más espeso y más rico en cuanto a hidratación se refiera, con ingredientes para evitar que la piel pierda su humedad. Estos incluyen aceites vegetales, aceites minerales, manteca de karité, manteca de cacao, vaselina, siliconas y aceites animales (como la lanolina). Evita los derivados del petróleo. Los aceites vegetales son mejores: penetran la piel de forma rápida y profunda para una hidratación duradera y tienen antioxidantes y vitaminas para nutrir y proteger la piel del clima invernal. Echa un vistazo a la línea de productos de Recipe For Men, diseñadas sobre todo para climas invernales.

  • Ofrece un cuidado extra a tu piel

El invierno es un buen momento para cuidar tu piel un poco más. Intenta esmerarte más en tus rutinas, como por ejemplo utilizando una máscara una vez por semana o un tratamiento exfoliante. La exfoliación en el hogar es una gran opción a tener en cuenta, especialmente si tienes mucha acumulación de grasa en los poros debido a la sequedad. Busca un producto que te permita ajustar la intensidad a las necesidades de tu piel.

Las máscaras que se usan una vez a la semana son una excelente manera de tratar los problemas en las capas más profundas de la piel.

Realizar esta acción adicional por tu piel te hará lucir más joven y te aportará un brillo saludable que te ayudará a verte y sentirte más atractivo. Es relajante e incluso divertido, y te permitirá mostrar tu mejor cara. Y no te olvides de usar una crema hidratante con SPF para salir a la calle.

  • Remedio labios agrietados

La causa principal de los labios agrietados es el aire seco que los azota, y se lleva toda la humedad que deberían tener naturalmente. Basta con usar un bálsamo para labios cada vez que salgas fuera, así evitarás que el viento tenga este efecto.

Si tus labios se agrietan, la clave es cuidarlos consistentemente, hidratarlos y proteger esa capa que atrapa la humedad. Lleva contigo el bálsamo labial a todas partes. Acostúmbrate a combinarlo con otra cosa que hagas con frecuencia, como lavarte las manos.

  • Evitar las duchas muy calientes

Cuando hace mucho frío, puede ser tentador abrir sólo el grifo de agua caliente y quedarse bajo la ducha, pero evítalo. Las exposiciones prolongadas al agua muy caliente harán que tu piel sea más vulnerable al secado, al eliminar sus aceites naturales.

Reducir el tiempo en la ducha ayudará a que esos aceites se mantengan y hagan su trabajo (manteniendo su piel suave y lisa incluso con frío).

  • Bebe agua

El agua es una de las mejores cosas que puede hacer por tu salud (piel incluida).

Siempre y cuando repongas el agua que tu cuerpo elimina, te estás hidratando. Una taza de té, siempre que no tenga mucha cafeína, te hidratará. Té verde o rojo, por ejemplo.

Y no te olvides de los alimentos con alto contenido de agua, como frutas (naranjas, plátanos, etc) Sopas y guisos hechos con caldo también pueden ayudar a evitar que tu cuerpo y tu piel se sequen demasiado.

  •  Aumenta tu consumo de aceites ricos en Omega 3 y 6

Los ácidos grasos esenciales, como los aceites Omega 3 y Omega 6, son necesarios para que la piel retenga humedad. Tu cuerpo, sin embargo, no los produce por sí solos. Para cosechar sus beneficios, debes asegurarte de incluirlos en tu dieta.

El salmón, las sardinas, la caballa, la trucha y otros peces de agua fría, semillas de lino y chía o quinoa, nueces y almendras, aceite de oliva y granos enteros son ejemplos de alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3 y Omega 6.

Los suplementos de Omega 3 y Omega 6 también están disponibles, pero ten en cuenta que no pueden reemplazar completamente los ácidos grasos de una buena dieta.

  • Aféitate menos o aféitate mejor

El afeitado puede causar estragos en la piel durante el invierno.

¿El secreto para un buen afeitado de invierno con la capa externa de la piel intacta? Los productos correctos más la técnica correcta.

Los meses de invierno no son buenos momentos para usar las maquinillas de afeitar desechables. Hazte con una maquinilla de afeitar de seguridad (o maquinillas clásicas). La razón de esto es simple: quieres una cuchilla con la que no tengas que hacer tres o cuatro pasadas sobre la piel. Con un afeitado más rápido y más cercano, tu piel sufre menos.

Utiliza un jabón o crema de afeitar con ingredientes naturales (para conseguir una espuma rica y resbaladiza). Asegúrate de que tu loción para después del afeitado no esté basada en alcohol (que puede ser muy secante) y considera cambiarla por una crema de hidratación profunda.

La hidratación debe ser el último paso después del afeitado. Tu jabón o crema de afeitar y tu afeitadora te abrirán los poros y desgastarán la capa externa de tu piel. Cualquier cosa que te pongas en la cara durante ese momento será crucial.

  • Utiliza un humidificador

Si notas que tu piel se seca mucho cuando tienes puesta la calefacción, seguro que es por la falta de humedad interior. Puedes hidratarte utilizando un humidificador en el hogar. Son asequibles y buenos para los resfriados y los problemas respiratorios, así como la piel seca.

Mantén tu humidificador limpio y no humedezcas en exceso las habitaciones. De lo contrario, obtendrás moho, bacterias y ácaros. Esto es especialmente dañino si tienes asma o alergias.

Idealmente, la humedad en el hogar debe ser del 30-50%. Si deseas medir la humedad en el interior, puedes usar un higrómetro (como un termómetro para la humedad).

  • Viste adecuadamente para cuidar la piel

Para muchos, la mayor lucha en invierno es la sensibilidad de la piel. Con la capa exterior de la piel seca y quebradiza, la irritación y el enrojecimiento a menudo son normales.

Como regla, las camisas y suéteres con un tejido más ajustado serán más suaves y causarán menos irritación en la piel. Las fibras naturales suaves como el algodón y los tejidos sintéticos como el poliéster que se son suaves al tacto son las mejores opciones para camisas y otros artículos que entran en contacto directo con la piel.

En particular, busca camisetas con textura en el cuello y los puños, ya que estas son las zonas más propensas a la piel escamosa.

 

Son consejos bastante fáciles de seguir y están al alcance de todos. Espero que os haya servido y gustado el artículo de nuestro blog. Disfruten del invierno que cada estación tiene sus cosas buenas 😊 ¡Que tengáis un excelente finde!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.*

Envíos gratis 24hs España Península por compras superiores a 40€, resto por sólo 3,50€.
¡Compra fácil y segura desde cualquier dispositivo!
+
X