SUBIR

Cómo convertirse en un caballero de dentro hacia afuera.

Cómo convertirse en un caballero de dentro hacia afuera.

Convertirse en un caballero dentro y fuera. Si piensas que tu capacidad de producir compensará una apariencia pobre, piénsalo nuevamente. La vanidad, sin embargo, debe evitarse si un hombre bien parecido es también un buen hombre. Este artículo veremos la importancia de la apariencia en una entrevista de trabajo y luego nos enfocaremos en la importancia de no ser egocéntrico.

Las apariencias sí importan: las apariencias de un caballero.

“Nunca tendrás una segunda oportunidad para causar una primera impresión”. ¿Cansado de escuchar ese viejo refrán? Si es así, es porque lo has oído mucho. ¿Sabes por qué lo has escuchado tanto? Porque es verdad.

Las primeras impresiones son el intercambio más importante en cualquier relación. Ya sea que busques amigos, personas significativas, empleadores o empleados, el primer resumen de una persona se quedará con ellos, ya sea que terminen cambiando de opinión o no.

¿Qué tiene esto que ver con la apariencia de un caballero? La apariencia de un caballero prepara el escenario para una relación, una conexión, y estas conexiones son lo que hará o romperá su carrera y sus relaciones personales. Un hombre debe tomarse su apariencia seriamente si quiere hacer conexiones significativas y, por lo tanto, relaciones fructíferas en todas las áreas de su vida.

Aspectos de un caballero para potenciales empleadores y entrevistas.

El actor Robert Pattinson es sin duda un hombre bien parecido. Su aspecto refleja una tendencia muy vista hoy en día en los hombres de Hollywood, con el peinado de recién levantado de la cama y la barba de dos días. Combina eso con sus agudos ojos azules y una sonrisa que derrite a cualquier mujer, y tendrás un aspecto que sobresale en la alfombra roja.

Pero ¿y si se ponía un traje a medida y una corbata y se presentaba a una entrevista de trabajo con ese peinado y esa barba? ¿Proyecta una imagen de moda vanguardista y cool?

Veamos: Sí, es un look moderno. Pero ¿es esa la imagen que quieres que un empleador tenga de ti cuando te vea por primera vez? No es la mejor. Un posible empleador debería ver una cara bien afeitada o una que tenga una barba bien arreglada, no unos pelos sueltos. Y esto no debería ser sólo para la entrevista, siempre debes mantener tu imagen.

Un simple peinado lateral es atemporal y nunca pasará de moda y, a pesar de su simplicidad, puede ser muy expresivo para cualquier persona.

Un hombre que esté familiarizado con el estilo masculino clásico no tendrá problemas para elegir la ropa para una entrevista, pero un hombre con menos conocimientos puede tener dificultades. Sin embargo, no hay que temer. Al igual que el corte de cabello clásico mencionado anteriormente, hay un look que nunca saldrá y siempre mostrará gusto y estilo: traje azul marino, camisa blanca y corbata burdeos. Esa es siempre una combinación ganadora.

Los accesorios como un bue reloj, mostrarán clase, inteligencia y sofisticación. Estas características se mostrarán a un posible empleador antes de que digas una palabra debido a cómo te ves.

Cómo un caballero equilibra el cuidado contra la vanidad

Hoy en día, hay productos de aseo específicos para hombres. ¿Por qué? Evidentemente porque todos queremos vernos y sentirnos bien, es algo normal ¿por qué sino? La diferencia de los productos es simplemente porque la piel del hombre es distinta a la de la mujer, tiene necesidades distintas, además de los aromas, ya que evidentemente preferirás oler como un hombre y no como una mujer.

Pero no caigas en la vanidad. Una de las líneas de películas más memorables de Al Pacino proviene de The Devil’s Advocate: “La vanidad es definitivamente mi pecado favorito”. Hablando temporalmente, la vanidad es la transgresión favorita de muchos hombres hoy en día. Aquí ya entramos en un tema más “interior” de la persona.

Ser vanidoso con respecto a la apariencia de uno no significa simplemente querer verse bien. La definición de vanidad en lo que se refiere a la apariencia de un hombre es la imposición voluntaria de uno mismo sobre otro para la gratificación personal, ya sea por alabanza “te ves bien” o por superioridad “Soy mejor que tú porque me veo de esta manera”.

La vanidad es un estado mental perverso, se alimenta de cada pequeña atención que se le presta, y es un vicio que no se debe satisfacer. Cuando un hombre comienza a hacer cambios positivos en su apariencia, es fácil sentirse inflado sobre lo bien que está debido a su aspecto.

Esto no es así, si te ves bien, es porque te ves bien, no porque seas la hostia y mejor que el resto. Verse bien es importante, pero no dejes que la vanidad te gobierne.

La norma del caballero.

Muchos hombres están tratando de parecerse demasiado a las mujeres o piensan que la virilidad consiste en deleites vanos y en despreciar a las personas.

Independientemente del tipo de hombre que seas, bueno, malo o indiferente, encuentra a un hombre al que puedas admirar. Ni siquiera tiene que ser una persona real. Puede ser tu padre o tu abuelo, o puede ser algún actor en alguna película. El modelo de persona es lo que importa.

Elige un hombre que encarne las virtudes varoniles que te esfuerzas por entrenar en ti mismo y trata de ser como él. Encuentra a un hombre que se preocupe por su aspecto, que sea un ganador y sobre todo que tenga carisma y no desprecie a las personas. Un hombre que sabe cómo lucir bien, que cuida su apariencia, pero que no se regodea de ello.

Mantén cierto nivel de pensamiento, conversación y actuación inteligente, dignas de un caballero. Cuando un hombre decide convertirse en un caballero, su apariencia lo mostrará, tanto por dentro como por fuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.*

Envíos gratis 24hs España Península por compras superiores a 40€, resto por sólo 3,50€.
¡Compra fácil y segura desde cualquier dispositivo!
+
X