SUBIR

¿Por qué salen y cómo tratar los granos y puntos negros en la espalda?

¿Por qué salen y cómo tratar los granos y puntos negros en la espalda?

¿Qué puede ser más desagradable a la hora de ir a la playa que quitarte la camiseta y descubrir una espalda llena de granos, puntos negros y espinillas? No tratar el acné puede hacer que cada vez vaya a peor, que surjan más brotes e inclusive que la espalda quede con marcas.

Aunque sepamos que no hay manera de evitar que vuelvan a aparecer, por lo menos podemos mantenerlos a raya, al mínimo, hay remedios y cambiando algún hábito en la rutina de aseo personal podremos mitigar bastante este mal. Primero debemos saber en qué parte nos equivocamos.

¿Por qué salen los granos y puntos negros en la espalda?

El acné en la espalda es causado por los mismos factores que causan el acné facial, es decir, las hormonas, la suciedad, los gérmenes, la piel muerta y el sudor. Definitivamente también hay un componente genético. (Gracias a mamá y papá o a algún otro pariente por los malos genes de la piel) Algunas personas están programadas genéticamente para contraer acné.

Desafortunadamente, el acné en la espalda es típicamente más severo en los hombres que en las mujeres. De hecho, es casi exclusivo en hombres. Digamos que en proporción sería 80-20.

El sudor es realmente tu enemigo aquí. Los granos y espinillas se forman por los poros obstruidos, cuando están cubiertos de impurezas o suciedad. Si a eso se le suma la grasa que genera la piel, entonces aparecen esos horribles granos. A pesar de que te duches todos los días, la dermis se va ensuciando por las condiciones ambientales como puede ser el smog de la calle, el polvillo, etc. Muchas veces también nos tocamos la piel sin darnos cuenta con las manos sucias. Pueden aparecer también granos si tenemos el cabello largo y las hebras rozan los hombros o la espalda. ¿Comienzas a ver el sentido ahora? Cuando estas glándulas producen demasiado aceite, los poros se tapan con piel muerta, bacterias y suciedad. ¿El resultado? Puntos blancos con pus, espinillas, acné quístico doloroso, a veces rojeces, granos profundamente arraigados y otras lesiones.

¿Cómo tratar el problema?

En cuanto al régimen o rutina de aseo diario, ahora con el verano presente y sudamos todo el día, es recomendable ducharse todos los días (no os sorprendáis, pero el porcentaje de hombres que no se duchan todos los días podría sorprenderos) con un jabón antibacteriano o un buen gel para la ducha o baño. Procurar que los ingredientes sean los más naturales posibles, ya que los químicos con el calor y el sudor son una invitación a una posible irritación de la piel. Puede usar también una esponja vegetal. Sólo recuerde luego retirarle todo el jabón, secarla bien y cambiarla cada cierto tiempo. Exfoliar el cuerpo viene bien también, 2 o 3 veces por semana, así dejamos los poros bien limpios. Pero también recuerda no exagerar con las exfoliaciones. Hay productos específicos exfoliantes para hombres, muy buenos y que no dejan la piel seca, con esa sensación de tirantez.

Puedes aplicar un tratamiento puntual antes de acostarse con ácido salicílico (el peróxido de benzoilo puede ser demasiado irritante para la espalda)

Si tu lucha es demasiado dura, consulta a un dermatólogo. Hay antibióticos orales y antibióticos tópicos, como las almohadillas de eritromicina que pueden tratar los gérmenes y “desgrasar” la piel al mismo tiempo.

¿Cómo prevenir la aparición?

Pequeños cambios en tu rutina diaria pueden tener un gran impacto en la salud de tu piel. Por ejemplo, en el gimnasio, no uses los bancos sucios o con sudor de otra persona, límpialos o ponle una toalla limpia encima. Usa camisetas transpirables, pero luego del entrenamiento llévala a lavar, no la uses otra vez sucia. Asegúrate de ducharte después de que te entrenas, así el sudor no tapará tus poros. Incluso si vives a 20 minutos del gimnasio, lo mejor es sacarse la ropa sudada y darse una ducha antes de que las bacterias puedan abrirse camino. Usa ropa suelta, holgada, cuando sea posible. En casa, procura cambiarte la camiseta a diario, y si duermes sin ella, procura que las sábanas de la cama estén lo más limpias posible, ya que en esta época se suda mucho.

El verano puede ser bueno y malo para tu piel. Las condiciones calurosas y húmedas crean el caldo de cultivo perfecto para el acné, pero el sol puede ser útil para el acné. Los dermatólogos utilizan para tratar este problema la luz ultravioleta. Pero no os olvidéis de que el protector solar sigue siendo una necesidad.

Sigue estos pasos, ¡podría ser todo lo que necesitas hacer para sentirte seguro al correr sin camiseta este verano y / o dar un buen golpe en la playa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.*

SEMANA BLACK FRIDAY: Usa el código -> BLCKFRIDAYJCS17 <- y consigue 10% en tu compra. En todas las compras a partir de 60 EUROS consigue 15% con el código ->BLCKFRIDAY60 <-
+
X