SUBIR

La importancia de mantener el rostro limpio.

La importancia de mantener el rostro limpio.

Es muy importante el lavarse la cara a diario, tanto por las mañanas como por las noches.

Sí, nos referimos a cada día y cada noche. OMG! … ¿cómo voy a encontrar 3 minutos dos veces al día para mí? ¡Uf! Vamos, no es para tanto, y es mucho más importante de lo que crees. Y no nos referimos simplemente a salpicar la cara con un poco de agua y listo. El enjuague no es lavado. Es necesario un limpiador. He aquí el por qué…

  1. Investigaciones nos dicen que una limpieza antes de dormir es esencial para un aspecto más joven por mucho más tiempo.

Día a día la piel está envejeciendo. Un proceso tan simple como el de lavarse la cara con un limpiador facial antes de acostarse es una excelente manera de mitigar los factores externos asociados con el envejecimiento y de estimular los procesos internos que combaten el envejecimiento.

Recientes investigaciones han demostrado que ciertos cambios fisiológicos en la piel ocurren durante la noche. Al igual que muchos de nuestros órganos, nuestra piel puede diferenciar la noche del día. Durante la noche, la piel necesita oxígeno para repararse a sí misma. Dormir con la cara sucia, donde los poros no pueden respirar, o con maquillaje, la privamos de este nutriente vital. Pincha aquí para ver nuestros limpiadores faciales.

  1. Al renunciar a la limpieza nocturna regular, tendrás los poros más grandes.

En primer lugar, ten en cuenta el exceso de sebo o grasa, las células muertas de la piel y la contaminación o suciedad ambiental están en presentes en tu cara. Un limpiador facial o exfoliante facial emulsiona todo esto y los elimina de la superficie de la piel.

Una vez que tus niveles de colágeno comiencen a disminuir (debido al envejecimiento), los poros no se cerrarán tan fácilmente una vez que ya se hayan agrandado. Y, dejando la cara contaminada, sucia o con maquillaje, puede conducir a la inflamación que pueden generar radicales libres y una degradación mayor del colágeno.

  1. La limpieza nocturna es esencial para permitir que los ingredientes antienvejecimiento hagan su trabajo.

En la piel, el flujo de sangre por la noche es mayor. Y cuando el flujo sanguíneo se incrementa, también lo hace la absorción y la penetración de los ingredientes de los productos que estés usando. Así que, si no te estás lavando el rostro, no sirve de nada aplicar cremas u otros activos que ayuden a combatir el envejecimiento. Por lo tanto, si no te lavas la cara antes de acostarte, es una oportunidad que pierdes en hacer algo bueno para tu piel y para encontrarte al día siguiente con el rostro más suave, más terso, con una piel más clara e iluminada.

  1. La limpieza nocturna evita la deshidratación de la piel.

La temperatura de la piel se eleva durante la noche (la temperatura de un ser humano sano) que conduce a la pérdida de agua transepidérmica (evaporación). Esto, en parte, hace que la piel pierda una parte importante de agua por la noche. De acuerdo con un artículo, Nocturnal Itch, realizado por el Departamento de Dermatología, Neurobiología y Anatomía de la Escuela de Medicina de Wake Forest University School, la pérdida de agua transepidérmica se incrementa significativamente durante la noche, por lo que en nuestra piel a veces puedes sentir más picazón en la noche. Por lo tanto, si no te limpias la cara, no servirá el que te apliques una crema hidratante que ayudará a hidratar la piel mientras duermes.

  1. La limpieza diurna evita el exceso de producción de grasa o aceite.

Sé lo que estarás pensando: ¿Entonces por qué me tengo que lavar de nuevo por las mañanas? Me fui a la cama con el rostro limpio. Como hemos aprendido, durante la noche la piel se recupera. Lo que significa que en la mañana tienes más células muertas que se han desprendido. Y también más exceso de sebo para emulsionar. Estos no se remueven tan sólo con agua. He aquí una analogía: Tengo un gato y puedo decir con certeza que cuando mi suéter favorito está lleno de sus pelos, puedo quitarlos, pero esos pelos no se moverán a menos que tome un rodillo de pelusa y los quite yo mismo. Lo mismo pasa con las células muertas de la piel y el exceso de sebo, necesitas limpiarla, deshacerte de todas las impurezas y por último hidratar la piel. El agua sola elimina sólo alrededor del 65% de aceite y residuos de la superficie de la piel. Piensa en todo lo que estás dejando atrás, ¡durante todos los días!

 

No es complicado mantener un rostro limpio e hidratado una vez que hayas cogido el hábito. Son 3 minutos por las mañanas y 3 por las noches. Para una limpieza más eficaz, existen productos muy buenos y rápidos de usar, exfoliadores o exfoliantes faciales (facial scrub), que los puedes combinar y usar dos o tres veces por semana, para una limpieza más profunda, y combinarlos con los limpiadores faciales de uso diario (daily face wash), incluso hay limpiadores 2en1, cuerpo y rostro, más cómodos y cuando te duchas ya saldrás con el rostro limpio.

Es muy importante decir que un limpiador de cuerpo no es igual a un limpiador facial, a menos que el fabricante así lo indique, y ¿por qué? Sencillamente porque la piel facial y la corporal no son iguales. La del rostro es más fina y delicada. Por eso, si no estás seguro de que el limpiador se pueda utilizar también en el rostro, no lo hagas.

Ahora que el invierno está aquí, no te olvides de usar un hidratante facial con factor de protección solar SPF, ya que el sol sigue fuerte y en esta época engaña, pasando factura a la piel. La exposición al sol provoca daño cutáneo y acelera el envejecimiento, ya que desnaturaliza las proteínas estructurales y genera radicales libres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.*

Envíos gratis 24hs España Península por compras superiores a 40€, resto por sólo 2,99€. Cada compra incluye un regalo seguro!
+
X