SUBIR

Cómo mantener la piel lo más sana y limpia posible.

Cómo mantener la piel lo más sana y limpia posible.

Ponemos a tu disposición unos consejos para mantener la piel lo más sana y limpia posible. Ten en cuenta que la piel del cuerpo es tan importante como la del rostro. Hay cosas que venimos haciendo mal desde hace mucho tiempo. Esperamos que estos consejos te sirvan para evitar, prevenir o incluso curarte de algunas afecciones de las que estamos tan habituados a escuchar que hasta las tachamos de “normales” pero que no lo son.

  1. Quedarte vestido mucho tiempo con la ropa sudada del gimnasio o del fútbol.

Acabas de terminar un partido de fútbol entre amigos y ya estás corriendo al bar para tomar unas cañas al bar de al lado y comentar los goles y echar unas risas. Esta es la razón por la cual debes reconsiderar esto: Sentarte alrededor de un equipo sudoroso hace que tu piel sea susceptible a la tiña versicolor, “enfermedad infecciosa y contagiosa de la piel, causada por hongos parásitos, que se caracteriza por producir escamas y costras amarillentas que despiden un olor peculiar, afecta sobre todo al cuero cabelludo y, en ocasiones, produce la caída del cabello”. Cuando las bacterias se adhieren en las zonas sudorosas, el resultado es un olor extra fuerte más cambios en el color y la textura del cabello. Cuanto antes te duches y te cambies de ropa mejor, para evitar esto.

  1. ¿La maquinilla de afeitar en el bolso del gimnasio? ¡NO!

Sé honesto: ¿Cuándo fue la última vez que cambiaste la maquinilla de afeitar de tu bolsa del gimnasio? Si es vieja la maquinilla, debes saber que estás arrastrando a través de tu cara y cuello bacterias y hongos. Si la maquinilla de afeitar es opaca, tira de (en lugar de cortar) los pelos, quemando la piel e inflama los folículos del pelo, dando lugar a un rostro infectado, rojo, con granos e irritaciones. Doloroso, ¿no?

Así que recuerda cambiar tu maquinilla de afeitar del gimnasio tan a menudo como lo harías en tu hogar. Después de afeitarte, deja que la maquinilla se seque al aire, en lugar de guardarla en la bolsa junto a tus pantalones cortos y sudorosos.

  1. No limpiar el equipo de gym antes de usarlo.

El personal de tu gimnasio desinfecta el equipo regularmente (o al menos esperamos que lo haga), pero recientes investigaciones sugieren que podría no ser suficiente. “Los estudios demuestran que los virus, como los asociados con los resfriados o infecciones comunes de la piel tipo herpes, podrían vivir en las superficies, aunque el equipo se haya limpiado recientemente”. Las asas y asientos se identifican como algunos de los puntos más calientes para los gérmenes en el gimnasio.

Solución: Incluso si tu gimnasio tiene un equipo de limpieza bueno, si tienes la piel extremadamente delicada, puedes utilizar aerosoles antibacteriales disponibles en cualquier supermercado, para limpiar las herramientas de entrenamiento que vas a utilizar. Si estás haciendo ejercicio en las máquinas de peso, usa pantalones cortos pero que sean lo suficientemente largos para cubrir los muslos y minimizar el contacto entre equipo y piel.

  1. Caminar en el vestuario y en las duchas descalzo.

Probablemente hayas experimentado esa sensación de picor o ardor entre los dedos de los pies, tipo de pie de atleta, en un momento u otro. Pero ya que la infección tiene varias formas, seguramente no estés familiarizado con todas ellas, como pudiera ser una infección roja, escamosa, en la planta o a un lado del pie o ampollas en la parte inferior del pie. Recuerda también que cuando tus pies están mojados, son más susceptibles a los hongos, y si los dejas sin tratar, puede extenderse a través de los dedos de los pies y llegar a las uñas inclusive. La sensación de tener unos pies “podridos” no es nada agradable.

Solución: Usa zapatos de ducha o chanclas para andar por el vestuario y en superficies mojadas, como la cubierta de la piscina o las duchas. Cámbiate rápidamente los calcetines sudados y recuerda secar completamente los pies (incluso entre los dedos) después de la ducha o baño.

  1. Tus duchas son demasiado calientes.

Si te estás duchando con demasiada frecuencia (sí, es posible), usando agua demasiado caliente y utilizando un limpiador o jabón muy fuerte, es decir, la mayoría de los jabones desodorantes, probablemente estén secando tu piel. La natación en una piscina clorada también podría explicar por qué tu piel se ha vuelto más dura o está “tirante” últimamente.

Solución: Haz duchas más cortas con agua a temperatura media, utiliza geles con ingredientes naturales y aplica loción hidratante a todo tu cuerpo después.

  1. Contar el nadar en la piscina como una ducha.

La natación ofrece un gran entrenamiento total para el cuerpo, pero el entrenamiento en una piscina clorada o de agua abierta podrían arruinar tu piel. Gracias a los productos químicos irritantes de la piscina, los nadadores tienen una mayor probabilidad de desarrollar eczema (inflamaciones, rojeces y prurito) en cualquier parte de sus cuerpos. Nadar en aguas abiertas como en ríos y océanos también pueden ponerte en riesgo, una erupción cutánea causada por una reacción alérgica a parásitos microscópicos.

Solución: Dúchate inmediatamente después de un entrenamiento de la piscina para eliminar el cloro. Si nadas en aguas abiertas, usa un traje de neopreno, será tu mejor defensa contra las bacterias dañinas. Siempre cambia el traje de baño húmedo tan pronto como sea posible para evitar un caso de picor de Jock, una erupción causada por una infección por hongos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.*

SEMANA BLACK FRIDAY: Usa el código -> BLCKFRIDAYJCS17 <- y consigue 10% en tu compra. En todas las compras a partir de 60 EUROS consigue 15% con el código ->BLCKFRIDAY60 <-
+
X