SUBIR

Guía pieles. Diferencias entre tipos de piel y como cuidar de ellas.

Guía pieles. Diferencias entre tipos de piel y como cuidar de ellas.

¿Pero, sabes qué tipo de piel tienes?

Debe saber que pueden cambiar con el tiempo. Es decir, las personas más jóvenes tienen más probabilidades que las personas mayores de tener una piel normal.

¿Cuál es la diferencia?

Su tipo depende de cosas como: ¿Cuánta agua hay o mantiene tu piel?, lo que afecta a su comodidad y elasticidad. ¿Cuán grasa es?, lo que afecta su suavidad, ¿Qué tan sensible es? Lo que afecta a su apariencia, como por ejemplo manchas rojas, etc.

          Normal: No demasiado seca y no demasiado aceitosa, la normal tiene: Ninguna o muy pocas imperfecciones, no presenta una sensibilidad severa, los poros son apenas visibles, una tez de complexión radiante.
          Combinada: puede estar seca o normal en algunas áreas y grasa en otras, como la zona T (nariz, frente y mentón). Muchas personas tienen este tipo de piel. Puede necesitar un cuidado ligeramente diferente en diferentes áreas. La combinada puede presentar: Poros que parecen más grandes de lo normal (por ejemplo, en la zona de las sienes o en los pómulos), porque están más abiertos, espinillas, piel brillante.
          Seca: Usted puede tener los poros casi invisibles, tez opaca, áspera, los llamados “parches rojos” sobre todo en la zona infra orbital del rostro. Su piel es menos elástica, con líneas más visibles. Su piel puede agrietarse, pelarse, o llegar a picar, irritarse o inflamarse. Si está muy seca puede llegar a ser áspera y escamosa, especialmente en la parte posterior de sus manos, brazos y piernas. La seca puede ser causada o agravada por: Los genes, envejecimiento o cambios hormonales, clima como el viento, sol o frío, radiación ultravioleta (UV) de las camas de bronceado, calefacción de interior (seca mucho el ambiente), largos baños y duchas muy calientes, ingredientes en jabones, cosméticos o limpiadores muy fuertes o con químicos potentes o medicamentos.
          Siga estos consejos: Tome duchas o baños más cortos, no más de una vez al día. Procure que el agua no esté muy caliente. Use jabones o limpiadores suaves con ingredientes naturales. Evite los jabones desodorantes convencionales. No friegue su piel mientras se ducha ni mientras se seca. Use una crema hidratante justo después de la ducha o baño y vuelva a aplicársela según sea necesaria durante todo el día, evitando así que la piel se deshidrate. Utilice un humidificador y no deje que las temperaturas interiores suban demasiado. Use guantes cuando utilice detergentes, disolventes o detergentes domésticos.
          Aceitosa o grasa: Usted puede tener: Poros dilatados, tez opaca o brillante, gruesa, espinillas, puntos negros u otras manchas. La oleaginosidad puede cambiar dependiendo de la época del año o el tiempo. Las cosas que pueden causar o empeorar pueden ser: pubertad u otros desequilibrios hormonales, estrés, calor o demasiada humedad. Para cuidar la piel grasa:

          Evite ducharse o bañarse más de dos veces al día y hágalo después de que haya sudado mucho, por ejemplo, después de ir al gimnasio. Use un limpiador suave y no se friegue bruscamente la piel. No tocar, reventar o exprimir las espinillas, ya que éstas tomarán más tiempo para sanarse. Busque la palabra “no comedogénico” (todos los productos no-comedogénicos son aquellos que no obstruyen ni cierran los poros de la piel) en productos para el cuidado de la piel y cosméticos.
          Sensible: puede sentir y ver rojez, comezón, cara ardiente, sequedad.

Si su piel es sensible, trate de averiguar cuáles son los desencadenantes para que pueda evitarlos. Hay muchas razones posibles, pero a menudo es en respuesta a algunos productos de cuidado de la piel en particular. Es altamente aconsejable usar productos exclusivos y diseñados específicamente para este tipo de piel.

Los seis fundamentos del cuidado de la piel. No importando el tipo que tenga, estos consejos lo mantendrán en buena dirección.

  1. Utilice un protector solar de amplio espectro que bloquee los rayos UVA y UVB.
  2. Evite la luz solar directa, y use un sombrero y gafas de sol.
  3. Mantenerse siempre hidratado, beber mucha agua.
  4. No fumar.
  5. Lave su piel suavemente, sin frotarla bruscamente, pero a fondo todos los días. No se exceda con las exfoliaciones.
  6. Hidratar la piel.

Otros consejos adicionales:

          Elija con atención el limpiador facial según su rostro. Tenga en cuenta que a menos que su piel sea grasa, limpiadores naturales con bajo contenido en jabón pueden ser las mejores opciones, los que contienen menos de 10% de jabón, de fácil enjuague y con un pH neutro que se aproxime más al pH natural de la piel.

          Tez seca a normal o mixta. Hay una amplia gama de limpiadores sin jabón a su disposición, incluyendo una serie de opciones desarrolladas específicamente para la piel sensible o con tendencia al enrojecimiento.

           Tez muy seca. Usar un limpiador cremoso, de baja espuma, sin jabón, con ingredientes naturales, puede ser ideal para el rostro que es muy seco. Estos tipos de fórmulas a menudo dejan una película delgada que ayuda a la dermis a mantener la humedad. No olvidarse de hidratarla más de una vez al día.

          Tez grasa. Para la tez muy grasa, use un jabón suave, haga exfoliaciones, pero sin exagerar. El frotamiento brusco o la excesiva limpieza pueden irritar la piel.

Te invitamos conocer nuestra amplia variedad de productos para el cuidado facial. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.*

SEMANA BLACK FRIDAY: Usa el código -> BLCKFRIDAYJCS17 <- y consigue 10% en tu compra. En todas las compras a partir de 60 EUROS consigue 15% con el código ->BLCKFRIDAY60 <-
+
X